Los horarios pueden no ser exactos por consecuencias externas a la empresa, como tráfico, volumen de pasajeros o condiciones climatológicas.